10 octubre 2008

Tener un horario para las comidas

Hemos hablado anteriormente de que es importante tener un horario para las comidas. ¿En qué consiste? Simplemente en intentar comer siempre a la misma hora y con un mínimo de 40 minutos.

¿Razones para no saltarnos los horarios? Pues nos inquietaremos y no controlaremos lo que ingerimos.

¿Y para dedicarle como mínimo 40 minutos? Si comemos deprisa (engullimos) dificultamos las distintas fases de la digestión y de los fenómenos mecánicos y químicos con la consiguiente descoordinación de la suelta de enzimas y jugos gástricos; favorecemos el reflujo, la acidez… Además nos saciaremos antes y comeremos menos.

Tampoco hay que alargar mucho las comidas porque puede hacer que comamos más.

Conviene también seguir otros consejos como:

  • Intentar hacer tres comidas principales y dos apoyos entre dichas comidas como en el caso de los diabéticos.
  • No desahogarse con la comida (ni con el alcohol o el tabaco) pues podríamos comernos todo lo que haya en la cocina y seguiríamos sin estar satisfechos. La comida no debe ser un sustituto emocional.
  • Tratar de evitar distracciones (prensa escrita, portátil, televisión…) mientras se está comiendo.