23 octubre 2008

El tabaco

Forma parte de uno de los factores de riesgo más importantes de enfermedades cardiovasculares. Que como ya dijimos son la principal causa de muerte en todo el mundo.

Sólo en Europa representan el 48% de las causas de fallecimiento. De hecho, 1 de cada 3 personas que fallecen en España lo hace por una enfermedad cardiovascular.

La buena noticia como ya sabéis es que de las muertes causadas por estas enfermedades el 80% se podrían evitar con dieta sana, ejercicio regular y renunciando al tabaco.

Si esto no le convence para dejarlo debe saber que produce una adicción crónica con dependencia física y psicológica así como también un gran número de enfermedades respiratorias, cardíacas, distintos tipos de cánceres... Además no sólo perjudica a los fumadores sino también a los que respiran el mismo aire (fumadores pasivos).

La composición del tabaco está formada por el alcaloide nicotina, que se encuentra en las hojas, alquitrán y agentes químicos que se generan como resultado de la combustión (cianuro de hidrógeno, amoníaco, monóxido de carbono, óxido de nitrógeno...) y las industrias agregan aditivos que generan más adicción y más toxicidad.

La nicotina genera adicción tan fuerte que su abandono da síntomas de abstinencia física y psicológica muy desagradables, por lo que nos cuesta dejar el hábito de fumar, pues además habrá que tener en cuenta los aditivos que nos ponen difícil el abandono del tabaco, pero se puede dejar y vencer.