25 agosto 2009

La sal y la tensión arterial, la hipertensión arterial o la presión arterial alta (3)


Foto de Dieta y Deporte (D&D) La sal. 17 de agosto de 2009.

En la consulta cuando les digo a los pacientes que no deben tomar sal, o que deben reducir la cantidad. Lo primero que me plantean es:
“¿Seguro qué no puedo tomar ninguna sal? ¿Y sólo una poquita sal? ¿Durante cuánto tiempo no la puedo tomar?”
No, no debe tomar ninguna sal, habría que matizar la frase.
Depende del motivo de la prohibición, pues en el caso de la insuficiencia cardiaca (corazón cansado o fatigado) es veneno puro y la descompensación que provoca puede hacer que como mal menor tenga que ir el paciente al hospital. En este caso no se debe tomar de por vida.
En el caso de la tensión arterial alta nos beneficia no tomar o restringir la ingesta de sal, con o sin tratamiento para la tensión. Habrá menos retención de líquidos, menor tensión arterial, pesaremos menos y funcionarán mejor todos los sistemas, el renal o el cardiovascular...

¿Cómo daremos sabor a nuestros platos y no echar de menos la sal? ¿Es posible?
Sí, es un poco complicado, no lo vamos a negar pero lo vamos a hacer: "Yes, we can" (os suena, ¡verdad!).

Lo que haremos es realzar y potenciar el sabor de las comidas, sin utilizar la sal, mediante el uso de hierbas aromáticas,
especias, aceite, vinagre, limón, lima...
Además con las salsas haremos los platos más sabrosos y exquisitos.

El tema de la condimentación, aromatización, etc es para gustos, no hay que excedernos en la cantidad pues cambiaríamos el sabor de los alimentos y nos conviene conseguir un punto de equilibrio.

Dentro de las especias tenemos: azafrán, canela, comino, jengibre, nuez moscada, pimienta, pimentón, curry...
Hierbas aromáticas: albahaca, laurel, orégano, perejil, romero, tomillo...
El azafrán con su color característico para la paella, los arroces, al pollo...
El jengibre para el arroz, carnes...
La nuez moscada para las carnes...
La albahaca para las ensaladas, salsas, queso, sopas, verduras...
El laurel para los pescados, mariscos...
El orégano para las pizzas, ensaladas, carnes...
El perejil para la guarnición, salsas, ensaladas, sopas, adobos, sopa de pescado, huevos...va con todo.
El tomillo para la carne, arroz, salsas, estofados...
El romero para la caza, carnes, infusiones, sopas, verduras, salsas, ensaladas, pan.

Lo que hemos comentado en el texto, referente a la combinación de especias...y comidas se puede ver en un buen libro de cocina. Aquí pusimos lo que más usamos según nuestros gustos.
Podéis utilizar otras especia, esto sólo son ideas. Pero lo que va con casi todo o lo que más se utiliza por aquí es el ajo, cebolla, perejil, limón, vinagre, aceite, orégano, laurel... Una lista interminable (la cocina y la dieta mediterránea).
Después de todo esto a cocinar y buen provecho.