04 agosto 2009

Debbie Purdy y el derecho a vivir dignamente.



Debbie Purdy de nacionalidad británica, con 46 años, mujer activa y viajera incansable (trabajó en Singapur, Japón, Hong Kong, Noruega y EE UU como periodista musical o bailarina) hasta que en el 2001 vuelve al Reino Unido, comienza a usar una silla de ruedas, se hace dependiente para su vida diaria y toma analgésicos a diario, su enemigo es la esclerosis múltiple, compañera inseparable desde 1995.

Activista por una muerte digna, Purdy se plantea que cuando la enfermedad esté más avanzada y cuando el sufrimiento se haga insoportable, querrá morir y exige que se aclare si su marido, el jazzista Omar Puente, será procesado si simplemente le ayudara a desplazarse a Suiza (país en el que el suicidio asistido no está penalizado) para acabar con el sufrimiento, “el sin vivir” y poner fin a su vida en la clínica Dignitas.

El concepto de suicidio asistido: es el paciente el que de forma voluntaria y activamente termina con su vida. No se debe confundir con eutanasia.
En efecto, la Cámara de los Lores, máxima instancia judicial del Reino Unido, respaldó su petición para clarificar la ley que regula el suicidio asistido en este país.
De lo que se trata ahora es que la Fiscalía debe clarificar los condicionantes por los cuales una persona puede ser procesada si ayudara a una persona o posibilitara para el suicidio asistido.

Éste está prohibido en el Reino Unido y las personas que colaboren o ayuden en el desplazamiento podrán ser procesadas y condenadas a una pena máxima de catorce años de cárcel. Debbie teme que su marido, el cubano Omar Puente, pueda ser procesado en el Reino Unido si le acompaña a la clínica Dignitas en Forch, cerca de Zurich (cantón de Zurich, Confederación Helvética), según parece es la única clínica que atiende a extranjeros, de las cuatro clínicas suizas.

En el estado de Oregón, Holanda, Bélgica se contempla el suicidio asistido pero a adultos y residentes o naturales del país sólo.
La decisión de la Cámara de los Lores por el caso Purdy ha forzado a la fiscalía a anunciar una modificación provisional de la ley en unos meses y un texto definitivo para el año que viene. Además el diputado laborista David Winnick acaba de anunciar que planteará al Parlamento la necesidad de una reforma de la ley.

Purdy declaró un tanto aliviada a los periodistas: “Estoy extasiada. Me siento como si me hubieran indultado”.

Fuentes.

http://www.swisslatin.ch/sociedad-0935.htm

http://business.timesonline.co.uk/tol/business/law/article6733943.ece

http://www.elpais.com/articulo/sociedad/justicia/obliga/Reino/Unido/aclarar/puede/ayudar/suicidio/elpepisoc/20090731elpepisoc_4/Tes

http://www.elpais.com/articulo/sociedad/ley/suicidio/asistido/dara/tiempo/vivir/elpepisoc/20090801elpepisoc_5/Tes

http://www.elmundo.es/elmundo/2009/07/31/internacional/1249025087.html