22 mayo 2009

Una anécdota del día en que el Dépor se proclamó campeón de liga

Foto de la pirámide de cristal de Ieoh Ming Pei. 20-10-07. Foto de Dieta y Deporte (D&D).

Os voy a contar una anécdota del día en que el Dépor se proclamó campeón de liga, por motivos laborales estaba en Paris y en ese momento cenando en el museo del Louvre con colegas de trabajo y de profesión (estábamos dividos en dos comedores, uno arriba donde mayoritariamente éramos gallegos y otro abajo, aquí eran del resto de España).

En buena lógica no podíamos ver el partido, ni escucharlo y en el único sitio que había buena cobertura era justo debajo de la pirámide de cristal de Ieoh Ming Pei(arquitecto americano de origen chino) por lo que no parábamos de desplazarnos para saber cómo iba el partido, nos fuimos turnando para informarnos, no veáis que cara de extrañeza tenían los trabajadores del Louvre hasta que vieron bufandas del Dépor y se dieron cuenta de lo que acontecía, previa explicación. Muy divertidos no nos molestaron en absoluto.

Los del comedor del piso inferior también estaban extrañados de tanto viaje, también hubo que informarles…

Los siete últimos minutos del partido me los radió mi mujer a través del teléfono móvil, pues ya no me apetecía ir de un lado para otro, ni esperar información de mis compañeros y me podía más la ansiedad.

Por unos minutos he ahí a mi mujer radiando el partido al modo de los recordadosMatías Prats, padre, yEnrique Mariñas. Convertida ocasionalmente en una periodista radiofónica.

¡Menuda fiesta!

Cuando supieron el resultado del partido, por los vivas, algarabías y demás exabruptos que se oían. Al pasar nosotros no os imagináis la salva de aplausos atronadora que recibimos y la alegría que nos produjo a todos, por cierto había muchos catalanes entre ellos, el Barcelona había perdido esa liga.

En nuestro comedor había un ambiente festivo y alegre, aunque un poco menos participativo por los gallegos del sur, eso sí nos felicitaron a todos.

Que no se enfaden y queremos al Celta en primera, llevaremos escondidos en la alineación al Turu Flores y a Djalminha, echamos de menos los famosos “derbis”.