27 marzo 2009

Sólo el 4% de los infartados acude a una unidad de rehabilitación cardíaca (4)


Dibujo versionado por Dieta y Deporte (D&D)

...los sujetos que han sufrido un proceso coronario el 20 por ciento continúan fumando, el 30 por ciento tienen sobrepeso u obesidad y la diabetes en este grupo se triplica.


Tendremos que concienciar a los fumadores que dejen su hábito pero también habrá que facilitarles el que no fumen.

Para ello habrá que dictar y aplicar las leyes antitabaco, e ir mejorándolas en su elaboración y aplicación.

Adjudicar y reservar los presupuestos para programas antitabaco (iniciarlos o continuarlos), jornadas informativas (sobre todo en centros escolares…), campañas publicitarias (contrarrestar el efecto de las campañas publicitarias de las tabaqueras). Potenciar las consultas de deshabituación para los fumadores (con tratamiento médico de apoyo, psicológico, grupos de apoyo).

En el tema del tabaco, sobrepeso, obesidad y la diabetes tendremos en cuenta el axioma que todos hemos oído hasta la saciedad mejor prevenir que tener que curar.

Precisamos de mayor concienciación por parte de la población pues la epidemia silenciosa y no transmisible, según la OMS va a devorar nuestra salud y los recursos económicos de la sociedad occidental. Tendremos que habilitar una asignatura sobre educación o saber estar en general, y en particular sobre educación sanitaria (aprender a comer desde pequeños, realizar gimnasia, hábitos saludables, nociones mínimas sobre nutrición…haremos que la gente se conciencie de cuidarse y mimar su cuerpo, pues el cuerpo las hace y el cuerpo las paga, dicho popular al que habría que añadir la genética que nos tocó en suerte y la estadística).


En siete días médicos, en el nº 723 del 28 de septiembre de 2007.


El control de la diabetes, sigue siendo poco adecuado y, en consecuencia, existe un riesgo aumentado de enfermedad coronaria, accidente cerebrovascular y complicaciones microvasculares.


David Wood, del Imperial College de Londres (Reino Unido) e investigador principal del Euroaspire, declaró:

“Lo que se desprende más claramente de estas tendencias a lo lardo del tiempo es que las terapias farmacológicas no son suficientes y que es necesario combinarlas con una intervención adecuada sobre el estilo de vida y los factores de riesgo”.


“Prescribir fármacos no es suficiente; los pacientes deben entender la naturaleza de su enfermedad y cómo manejarla mediante fármacos y cambios en el estilo de vida, y esto sólo puede conseguirse a través de programas globales de prevención y rehabilitación” añadió.


Los profesionales precisamos de más recursos, entiéndase tiempo para atender a los pacientes, mayor agilidad del sistema y menos burocracia, además de recursos materiales también apoyo institucional….así podremos llevar a cabo los programas de prevención, rehabilitación, hacer una medicina eficiente y saludable para todos, pero sobre todo para mejorar la calidad de vida del paciente.


Fuentes:



"Prevención en saco roto". Siete días médicos. Nº 723 del 28 de septiembre de 2007, página 25.



Braunwald Tratado de Cardiología (Texto de Medicina Cardiovascular) 7ª Edición, 2006. Editorial Elservier Saunders.Vol. 1. Páginas: 1085-1100.