12 agosto 2010

Dieta y Deporte en el verano 2010.

 Girasol
Foto de girasol. Foto realizada por  Dieta y Deporte (D&D) el 8 de agosto de 2010 (En a Zapateira, A Coruña).


Dieta y Deporte en el verano.

En lo referente al tema deportivo habrá que hidratarse bien (más de lo habitual por la mayor transpiración, mayor temperatura…), el vestuario que llevemos ha de ser acorde con la zona y práctica deportiva (las camisetas, los pantalones deportivos, calcetines más ligeros y cortos, con un tejido que deje ventilar bien nuestra piel), las famosas zapatillas (de las que tanto hemos escrito y ya sabemos de sobra que características deben reunir, sino ver entradas en el blog), la gorra o visera para proteger la cabeza de una insolación, unas gafas de sol que nos harán más llevadero el exceso de luz o deslumbramientos (protegerán nuestros ojos de cataratas, de queratitis, de lesiones en la retina...), una crema con factor de protección solar adecuado para nuestras zonas dérmicas expuestas al sol, nos protegerá del exceso de los rayos UVA y UVB (nos preservarán del eritema, de manchas, del envejecimiento de la piel, de lesiones cancerosas de piel…).

Dieta y Deporte en el verano (2).

Consejos para comer saludable durante el verano

En los meses de verano con las fiestas patronales de la ciudad, el pueblo, algún cumpleaños, fiestas de la peña, fiestas de la tortilla, fiestas del arroz con bogavante, fiestas de la sardina… son fechas para saltarse a la torera nuestra dieta saludable de todo el año, luego no tengamos miedo de enfrentarnos al espejo con el bañador o el bikini puesto. Si utilizamos un poco el cerebro y ese escaso sentido común, no nos arrepentiremos.

No nos consolemos con la comida
Tratemos de no comer fuera de horas
Comencemos las comidas sin hambre
Mantengamos la realización de ejercicio físico
No cambiemos el estilo de vida completamente en unos días

Dieta y Deporte en el verano (3).

…Consejos para comer saludable durante el verano

Acordaros de…Lo más efectivo para perder peso con diferencia es la dieta equilibrada restrictiva, mucho más que el ejercicio físico que es un excelente modificador de la composición corporal.

Vigilemos la cantidad de alcohol.
Comamos ligero, si se puede, escojamos carne o pescado a la plancha o al horno acompañado de ensalada o verduras y de postre, fruta fresca.
Pensemos lo que nos costó bajar unos kilos de más, la dieta que hemos hecho y la cantidad de ejercicio que hemos realizado…un poco de sentido común.
Comamos los productos típicos del verano pero con moderación.
Y compensemos alguna de las fiestas, comilonas o saraos con un día de “desintoxicación y depuración” a base de frutas, ensaladas y yogur.
Como veréis es lo mismo que el resto del año pero teniendo en cuenta la estacionalidad, o sea el tiempo, duración del día, la temperatura, lugar o espacio donde discurra nuestro tiempo.