26 agosto 2010

El té rooibos

Rooibos
Rooibos. Foto de Dieta y Deporte (D&D), realizada el 22 de agosto de 2010

Comentábamos en el decálogo para la buena práctica deportiva: la hidratación (2)  que una de las bebidas para la hidratación tras una actividad deportiva que se podría utilizar entre otras es el té rooibos, tanto como bebida fría o como infusión caliente, no contiene excitantes pues no es un té en sentido estricto, tiene minerales y poderosos antioxidantes.

Se podría incorporar a una dieta saludable y equilibrada como bebida antioxidante habitual. Y por supuesto endulzándola con azúcar o miel es bastante mejor que el agua sola para reponer los líquidos tras el ejercicio físico.

El té Rooibos o té del Arbusto Rojo, no es realmente un té pues no tiene cafeína, ni teína. Contiene sólo la mitad de tanino que el té común. Es una hierba autóctona de la zona de Cederburg, muy cerca del Cabo de Buena Esperanza (Provincia Occidental del Cabo). Es la bebida nacional en Sudáfrica.

El té rooibos proviene de un planta que según el grado de desarrollo: va desde un simple arbusto a un árbol y se llama Aspalathus linearis. La planta se ha adaptado a un suelo pobre en nutrientes y con unas condiciones climáticas calurosas en extremo. Lo parte de la planta que se utiliza son las hojas que se dejan oxidar al sol (fermentación).

Yo no conocía el rooibos o no había reparado en él, pero me invitó mi amiga Teresa a tomar unas infusiones después de correr (con los estiramientos preceptivos antes y después del running) y una buena charla sobre la citada infusión. Me sorprendió el sabor agradable del rooibos, mi mujer y yo nos interesamos sobre el tema.

Así que en los próximos entrenamientos con la presencia de Antonio "el de yoga" (también gran conocedor de distintos tipos de tés e infusiones) comentamos sobre el rooibos, que también lo conocía y lo había bebido. Intercambiamos experiencias, tras las carreras en invierno nos tomamos unas infusiones calentitas, la verdad con una sensación agradable por el calor y el sabor.

Aumentó mi interés sobre el rooibos, leyendo e indagando en la información vi que podría tener aplicaciones como si se tratase de una bebida isotónica por el alto valor en antioxidantes y minerales, se lo comenté a Teresa y también le entusiasmó la idea, por lo que se lanzó a realizar un trabajo de recopilación bibliográfica sobre el mismo, os pondré en breve sobre el resultado del mismo (se hizo en la primavera).

Deciros que de ser una infusión desconocida para mí, descubrí que hay una amplia variedad de sabores, por cierto sólo sin echarle azúcar está muy bueno (tras una jornada de actividad deportiva estaría muy bien añadirle azúcar para ayudar a reponer el glucógeno y sentirnos mejor).

Vamos con los sabores, aquí hay para todos los gustos y preferencias. Rooibos: con sabor a ciruela; con especias (canela, cardamomo y jengibre); canela; vainilla; ecológico en hojas (aroma de fresa, trozos de ruibardo)...en tiendas especializadas de cafés y tés, o en tiendas de infusiones: rooibos abecedario, samurai, rooibos chai...

¿Cómo preparar el té rooibos? 
La preparación del té rooibos es la misma que la del té común. Primero se calienta el agua hasta que esté a punto de ebullición. Se pone una cucharadita de postre o un saquito de té rooibos por taza en la tetera, no más de una. Se vierte el agua en la tetera y se deja reposar entre 2 y 5 minutos, las variedades  aromatizadas o con sabores de 5 a 6 minutos. El té rooibos se debe filtrar pues tiene una hoja estrecha.

A mayor tiempo de reposo habrá mayor intercambio de los componentes del rooibos a la infusión. Se puede tomar frío, caliente, sólo o azucarado, con leche...

Más información: 

  1. Wikipedia: Aspalathus linearis
  2. Rooibos Limited: What is Rooibos?

Continuará...