20 noviembre 2009

Caster Semenya "inocente de cualquier error".

Foto de Caster Semenya en Berlín 2009.

Por fin se va a acabar una parte del calvario de Semenya, pues la pobre necesita tranquilidad y paz, además del cariño y la comprensión por parte del público en general, ya que fue la principal víctima de los desaciertos de sus dirigentes y de su equipo.

El bochorno y la humillación que se le hizo pasar a la atleta, no se paga ni con una medalla de oro, porque ante todo está la dignidad y el respeto de la persona...Además este escándalo la va a acompañar de por vida.

La atleta es normal que esté agobiada pues tiene que evitar lugares en la universidad de Pretoria, se siente incómoda e incomprendida.

El caso es que el Gobierno sudafricano, la Federación Internacional de Atletismo y los abogados de Semenya han llegado a un acuerdo por el que mantendrá el oro de Berlín y el título de campeona mundial en los 800 metros, pues la consideran "inocente de cualquier error".

Consecuencias: la suspensión del presidente y directivos de la ASA (Federación Sudafricana de Atletismo).

A principios de noviembre la ASA pidió disculpas a Semenya y a su familia, también al presidente de la nación y a todos los sudafricanos por no gestionar bien el caso.

Me da que el caso no acaba aquí, esperemos que impere la cordura.

También la IAAF se disculpó por la falta de confidencialidad en el caso de Semenya

(El País)

(Diario Marca)




Más información: entradas o post de Dieta y Deporte (D&D).