18 noviembre 2009

Diabetes, células madre y Bernat Soria

Foto de Dieta y Deporte (D&D).Interior de los pasillos que comunican el Pompidou, París. Realizada el 13 de octubre de 2008.


Hay varias vías de investigación en el campo de la diabetes, una de ellas y muy prometedora es la de las células madre (¿cuándo cuajará? de momento toca esperar), o sea conseguir las células beta productoras de insulina, sería una excelente solución y posiblemente la definitiva a la enfermedad.

Aquí habría que destacar a un investigador español, a Bernat Soria que además es médico, pionero en el uso de células madre embrionarias con fines terapéuticos en España. Hay que decir que vuelve a la investigación pues dejó primero el ministerio de Sanidad en abril y en ocubre el escaño de diputado,(es una pena que "lo envolvieran" los políticos). Si, es una buena noticia, no porque deje el ministerio y el escaño, sino por la dedicación plena a su labor de científico e investigador en la que es una figura destacada a nivel mundial.

Su grupo de investigadores fue el primero del mundo en demostrar la posibilidad de obtener células productoras de insulina a partir de células madre embrionarias. Esto dio mucha esperanza e ilusión a los diabéticos, también al mundo científico y en particular al sanitario.

Cuando fue nombrado ministro ocupaba el cargo de Director del Centro Andaluz de Biología Molecular y Medicina Regenerativa (CABIMER) de Sevilla, en el que además lidera un equipo de investigación sobre células madre y diabetes mellitus.

Nació en Carlet (Valencia) el 7 de mayo de 1951 y es catedrático de Fisiología.

Utilizó células madres humanas en el 2001 por lo que se le abrió un expediente informativo (Gobernaba el PP) por el ministerio que llegó a presidir, paradojas que tiene la vida, tuvo que peregrinar y trabajar en la Facultad de Medicina de Singapur, donde prosiguió las investigaciones que posteriormente trasladaría de nuevo a España en el año 2005. Anteriormente había llegado a un acuerdo con la Junta de Andalucía para realizar la investigación y la coordinación sobre diabetes, las células madre y los islotes pancreáticos.

Para la colaboración con la Junta de Andalucía, ésta tuvo que cambiar previamente la legislación, lo que se conoce como "la ley andaluza de células madre". Pues el gobierno central, la oposición y las autonomías no se aclaraban, ya sabéis los políticos liando y "enlodando todo", más trabajo para el Tribunal Constitucional, y a los enfermos dejándolos huérfanos de posibilidades terapéuticas.



La mejor noticia es que vuelve el investigador a su medio, ojalá su vuelta de buenos frutos, nos beneficiaremos todos.

Más información: