29 mayo 2011

Descenso del Depor


Foto de Dieta y Deporte (D&D), realizada el sábado, 21 de mayo de 2011. Día del encuentro RC Deportivo-Valencia CF. Calle Panamá de A Coruña engalanada para la fiesta que no pudo ser...

Algunos amigos y lectores del blog, me comentaron porqué, porqué (¡ojo no tiene nada que ver con Mourinho!) no he escrito nada sobre el descenso del Depor.

Es muy difícil plasmar en unos párrafos un montón de sensaciones, emociones, alegrías la mayoría y alguna desazón. Siempre duele dar una mala noticia o hablar de algo negativo, más que nada en este caso por que el descenso ...A la larga puede conllevar el peligro de desaparición del club, por motivos económicos, sobre todo si no se sube en el primer año a la Primera División.

Además no quiero personalizar en nadie, lo cual es difícil de realizar cuando se tiene una directiva presidencialista. Es una opinión extendida y compartida por gran número de seguidores.

La gente confunde Depor y Lendoiro, y viceversa. Esto es consecuencia de tantos años dirigiendo el club, que no se distingue de su Presidente, entre otras cosas porque Lendoiro lo considera un poco su terreno o territorio personal.

Si en las horas de éxito y esplendor del Depor tenía un protagonista o un padre, ahora en las horas de sinsabores y fracaso también tiene una paternidad, vosotros diréis si la directiva tiene que ver o no.

Un equipo no se va a segunda división por un partido o por un arbitraje, se va por un cúmulo de circunstancias. Ese cúmulo se puede resumir en:

Haber quedado fuera de la Champions League, lo que mermó las arcas del Depor y por lo tanto fue un durísimo revés económico.

El apoyo económico de las televisiones fue menor, y los patrocinadores publicitarios también fueron en la misma dirección (pérdida de interés publicitario, menor poder de reclamo publicitario y por ende económico).

Los entes locales y autonómicos no apoyaron suficientemente al club, ellos sabrán los motivos. Lo cierto es que la publicidad y resonancia que tuvo a nivel mundial la ciudad A Coruña o La Coruña y Galicia (como más os guste) nunca fue lo suficientemente agradecida, ni reconocida por los dirigentes políticos. Así en mis visitas a otros lugares si decía el nombre de mi ciudad, en ocasiones no me ubicaban pero si mencionaba el Depor automáticamente hilaban con nombres de jugadores (Bebeto, Fran, Mauro Silva, Valerón, Rivaldo, Djalminha, Donato, Makaay, Tristán, Capdevila...) y acababan ubicando la ciudad como si de un moderno GPS se tratara. Esto me sucedió en Edimburgo, París, Lucerna, Berna, Estambul...O simplemente  hablando con ingleses, suecos, alemanes o franceses.

Hace años (por la parabólica) en la cadena de televisión alemana DSF (Cadena de Televisión Alemana Deportiva) comenzaba siempre su emisión de fútbol: con Bebeto vistiendo la camiseta blanquiazul del Depor. Era la época del SuperDepor.

La publicidad gratuita que se hizo a nuestra ciudad y a la comunidad fue enorme, pero muy poco reconocida (¿Envidias mal entendidas?).

Hubo un tiempo que el equipo enamoraba por su juego o por sus jugadores técnicamente virtuosos, por el juego limpio o su sencillez como personas, el sentido común de los técnicos (Arsenio, Irureta...) y jugadores, así llegó a ser el segundo equipo de la mayoría de los españoles. ¿Qué pasó? Que nos hicimos "grandes" (O eso fue lo que nos creímos) acabamos incomodando a los clubs grandes de nuestra liga, y a la prensa (Les interesa más tener centralizada su noticia en casa bien sea en Madrid o Barcelona). Después la reiterada aparición en los juzgados...Acabó oscureciendo un tanto la imagen.

(Continuará)