30 mayo 2011

Descenso del Depor (2)



Foto de Dieta y Deporte (D&D), realizada el sábado, 21 de mayo de 2011. Día del encuentro RC Deportivo-Valencia CF. Calle Panamá de A Coruña engalanada para la fiesta que no pudo ser...


Algunos amigos y lectores del blog, me comentaron porqué, porqué (¡ojo no tiene nada que ver con Mourinho!) no he escrito nada sobre el descenso del Depor. Os pongo la continuación de ayer.

...El juego del equipo acabó resintiéndose motivado a que los jugadores ya no tenían esa calidad y cualidades para poder realizar "jogo bonito", brillante, vibrante que encandilaba a todo el mundo (En su momento hubo una explosión de seguidores, pero sobre todo mujeres del Depor, como no se había conocido en ningún estadio).
El bajón de juego vino quizás motivado por el descenso de presupuesto, fichajes errados, jugadores menos técnicos y poco experimentados...El público y la afición deportivista se fue distanciando, alejándose del estadio de Riazor, si bien el número de socios no disminuía tanto sí el de la asistencia los días de fútbol. Desidia o la desazón de ver un partido soso...Después de haber visto lo mejor del continente europeo, del fútbol galáctico  y de haber catado "caviar" (las excelencias del fútbol) era muy difícil conformarse o consolarse con poco o muy poco.

La afición si reaccionó sobre todo en esta última parte esta temporada apoyando al equipo, tanto en los partidos de casa como en los partidos como visitante, tratando de llevar al equipo en volandas para mantener la categoría. Ahora ya da igual...Quizás un poco tarde.

Los jugadores pusieron "poca garra" en ciertos partidos, sobre todo fuera de casa. Las jornadas fueron transcurriendo sin conseguir puntos fuera de casa...Con lo que el tema se fue deteriorando: más prisas para conseguir los puntos y menos partidos para conseguirlos, los resultados fueron desfavorables. En fin la Ley de Murphy en plena acción.

A todo esto hubo que añadir lesiones de los jugadores y los lesionados se recuperaron más lentamente de lo habitual, además de la sensación de un cansancio físico o frescura que no se daba en el Depor desde hacía un montón de años.

Cuando en un equipo van las cosas bien, todo parece que sale bien por inercia, no es cierto esto es fruto de un trabajo muy duro y constante (desde la pretemporada, fichajes adecuados para corregir deficiencias en el juego del equipo, etc) luego viene la inercia que trae los frutos, pero previa coordinación de los técnicos, jugadores, directivos, e incluso afición.

En una mala dinámica a los jugadores lesionados les cuesta más salir de la lesión, o arriesgarse a jugar y luchar por el equipo. El fútbol es un estado mental como diría el filósofo.

Al Depor le falto carácter o quizás a su entrenador un poco de mano dura con los jugadores, para encauzar el juego que cada vez se iba desdibujando más y más. A Lotina (buen entrenador de club) le faltaron quizás los reflejos en los cambios y que no tenía los mimbres para hacer una buena cesta como otras veces, para hacer algo bueno hay que tener materia prima buena y el hombre no disponía de ella.

Con el desenlace que tuvo la liga todos perdemos algo, pues pocos equipos han animado la liga tanto como el Depor en estos últimos veinte años (Quizás salvo los dos últimos). La ciudad pierde una referencia propagandística muy grande, así como la hostelería en general, la propia prensa local que vendería más periódicos, y serían más leídos con el Depor en la cresta de la ola (¿Habría que ensalzar más que criticar? O tratar de unir más a la afición...) que en Segunda División.

¡¡¡FORZA DEPOR!!!