22 octubre 2010

El yoga y sus beneficios

Reflejos en el lugar de Chelo (1)

Reflejos en el lugar de Chelo (1)

Foto realizada por Dieta y Deporte (D&D) el 1 de noviembre de 2006.
Lugar de Chelo, río Mandeo (Ayuntamiento de Betanzos, provincia de A Coruña)

Hoy vienen dos artículos, uno en el diario médico y el otro en el diario el mundo sobre el yoga y sus efectos benéficos en el caso del estrés secundario a patologías oncológicas y a fibromialgia.

El yoga es una forma de combatir la ansiedad, el estrés que sufrimos hoy sobre todo en la sociedad occidental. En los artículos nos explican el alivio y la descarga que nos produce en lo psíquico y por ende en lo físico: el cuerpo.

Mi amigo Antonio hoy estará muy contento por los estudios que os voy a mencionar, pues la disciplina (el yoga) de la que enseña la práctica sale muy bien parada.

http://www.diariomedico.com/2010/10/20/area-profesional/entorno/yoga-puede-beneficiar-a-adolescentes-con-cancer

Alivia la fatiga y el estrés
El yoga puede beneficiar a adolescentes con cáncer

El yoga puede ayudar a reducir el estrés del diagnóstico y del tratamiento que experimentan tanto los adolescentes como sus padres, según un estudio que se publica en el último número de Journal of Pediatric Oncology Nursering, de la Asociación de Enfermería Pediátrica Hematológica/Oncológica.

El estudio demuestra que los adolescentes de 13 a 18 años describieron una mejoría significativa de su estado. También sus padres sintieron alivio y mejoría tras practicar yoga.

"Tanto los adolescentes como sus padres sintieron una mejoría notable de su bienestar y menor ansiedad" tras las sesiones realizadas para el estudio, según sus autores, encabezados por Megan Thygeson, que añaden: "El yoga está demostrando ser una efectiva terapia complementaria en la oncología enfocada a adultos, que mejora la calidad de vida al rebajar síntomas como fatiga, insomnio, estrés y depresión". La aplicación del tratamiento a los padres se tuvo en cuenta por la ansiedad y angustia que sufren al ver a sus hijos enfermar.


Fobromialgia. El efecto de la relajación
El Yoga para reducir el dolor

Aunque se trata de una práctica milenaria, ha sido en los últimos años cuando el yoga ha empezado a despuntar por sus posibles efectos beneficiosos sobre la salud de las personas que sufren fibromialgia. Ahora, un nuevo estudio, publicado en 'Journal Pain', confirma que esta actividad puede aminorar el dolor en un 24%, la fatiga en un 30% y la depresión en un 42%.

Estos son algunos de los síntomas que caracterizan a la enfermedad. "Las afectadas (la mayoría son mujeres) padecen dolor crónico en el aparato músculo esquelético y tienen síntomas muy variados: cansancio, alteraciones del sueño, pérdida de concentración y de memoria, ansiedad, tristeza, incapacidad física... También les suele doler la cabeza y pueden tener taquicardias. Es una enfermedad multisintomática y, de alguna manera, todos los órganos se muestran afectados", expone Javier Rivera, portavoz de la Sociedad Española de Reumatología.

Según los autores de esta investigación, de la Universidad de la Salud y Ciencias de Oregón (EEUU), "dirigimos este estudio para determinar si practicar yoga debería considerarse como tratamiento indicado en este tipo de pacientes".

La investigación se centró en 53 mujeres con fibromialgia. De forma aleatoria, se dividieron en dos grupos. Uno participó durante ocho semanas en un programa de yoga, lo que incluía "meditación, ejercicios de respiración y de flexibilidad". El otro grupo recibió la medicación estándar para paliar los síntomas de la fibromialgia.

Después de comparar el 'antes' y el 'después' de cada participante y los resultados entre ambos grupos, los investigadores observaron que el yoga combatía significativamente un gran número de síntomas propios de la fibromialgia. Por ejemplo, comentan los responsables de este trabajo, "redujo las alteraciones del sueño en un 23,9%; la depresión, en un 41,5%; la pérdida de memoria, en un 25,2%; la ansiedad, en un 42,2%".

Como señala Javier Rivera, en estos pacientes no sólo es importante el tratamiento farmacológico (analgésicos, antidepresivos y anticomiciales), también "les recomendamos ejercicio. Cuanto mejor esté el paciente físicamente, mejor aguantará el cansancio". Además, el apoyo psicológico les será de gran ayuda. "Al ser una enfermedad crónica, hay que enseñarle una serie de técnicas para vivir con la enfermedad y afrontar el día a día".

Practicar yoga tiene una doble faceta: la física y la relajación. Según estudios anteriores, matiza el doctor Rivera, "los ejercicios de flexibilidad no han demostrado eficacia de forma aislada (el deporte aeróbico sí transfiere mejoría). Lo que realmente mejora a estos pacientes son las técnicas de relajación, que reducen de forma significativa el dolor".