02 febrero 2009

Ejercicio y embarazo (3)


Ejercicios aeróbicos de bajo impacto: todos los movimientos son sanos para ti y para tu bebé.

El ejercicio aeróbico eleva la temperatura corporal a medida que el metabolismo aumenta para proporcionar energía, por lo que es necesario ajustar los ejercicios a las necesidades de la embarazada (Riesgo de hipertermia).
No debe practicar ejercicios físicos más allá del punto de transpiración moderadamente intensa (Riesgo de deshidratación).
El ejercicio aeróbico se mantendrá de 15 a 20 minutos, siempre y cuando se pueda hablar bien y no nos cueste respirar (alentar).
Hay que evitar el ejercicio aeróbico intenso, por encima del 80% del ritmo cardíaco pone en peligro al bebé y a la embarazada.
La clave para la actividad física es la moderación.
Esté atenta a los síntomas de alerta durante el ejercicio. Escuche el cuerpo. No es conveniente continuar con el ejercicio si existen dolores musculares o articulares.

Se recomiendan los aeróbicos de bajo o ningún impacto: caminar, nadar, bailar, gimnasia en el agua...


Caminar: es un ejercicio excelente sobre todo si la mujer no realizaba ninguna actividad física antes del embarazo. Siendo una forma de ejercicio segura durante los nueve meses.

Se debe comenzar con esta actividad como paso previo a otras actividades físicas más intensas y / o complicadas durante la gestación, o sin estar embarazada (es un paso que debe ser de aplicación general).
Lo utilizaremos en nuestra vida diaria, en el trayecto al trabajo o cuando vamos de compras… si queremos mejorar la condición aeróbica tendremos que aumentar la velocidad, además de subir y bajar cuestas, son ejercicios que incrementan el ritmo cardíaco con lo que mejorará nuestra condición física.

Caminar es una forma económica de hacer ejercicio, ya que lo único que precisamos es un par de zapatos y ropa cómodos, amplios que permitan transpirar. Un buen programa de caminata, podría ser el realizar estas caminatas cinco días a la semana.


• Nadar: es el mejor ejercicio recomendado para las embarazadas en cualquiera de sus trimestres y también el más seguro.
Es excelente porque permite trabajar todo el cuerpo, además con el vientre grande se puede flotar mejor con movimientos muy suaves y sencillos, y apenas ejerce una leve presión sobre las articulaciones (sensación de ingravidez que proporciona el agua). Mejora la circulación, incrementa el tono y la fuerza musculares y promueve la resistencia física.

• Bailar: se puede bailar únicamente usando pasos de baile que eviten los saltos, las piruetas, movimientos o giros muy bruscos. Como regla general, se puede hacer ejercicio físico leve siempre que se pueda respirar y hablar con normalidad durante el mismo. Si llega a faltar el aliento no estamos excediendo.
Es una forma divertida de hacer ejercicio, ayuda a perder peso y mejora tu condición física. Bailar ayuda a mantener tu cuerpo y mente sanos, os suena verdad.

• Gimnasia en el agua: los impactos y estiramientos se mitigan por la ausencia de gravedad que produce el agua.
Es muy sano y divertido, nos permite mantener una buena condición física. En épocas de calor la gimnasia en el agua, es sumamente refrescante y nos ayuda a mantener baja la temperatura corporal.