07 agosto 2011

Hiroshima: 66 aniversario del lanzamiento de la primera bomba atómica

Foto realizada por Dieta y Deporte (D&D). 28 de mayo 2010
Portada del libro de Sadako y las mil grullas de papel, de Eleanor Coerr (Sadako and the Thousands Paper Cranes), basada en una historia real de una niña que enferma a consecuencia de la radiación de la bomba de Hiroshima...había nacido para ser una gran corredora...
Sadako y las mil grullas ahora son un símbolo de paz para todo el mundo.


Ayer día 6 de agosto se conmemoró en Japón el 66 aniversario por las víctimas de las bombas atómicas en Hiroshima y Nagasaki. Ceremonia en la que participaron las primeras autoridades niponas, tales como el primer ministro Naoto Kan y Kazumi Matsui, el actual alcalde de Hiroshima. Estuvieron acompañados por representantes de unos 70 países, incluido EE.UU. (segunda asistencia oficial a dicho acto), y de la Unión Europea y la ONU, además asistieron unos 50.000 japoneses al homenaje, entre los familiares y los supervivientes.

Se celebraron distintas ceremonias de homenaje a las víctimas en el Parque Memorial de la Paz, de Hiroshima: en el Memorial de la Paz, en el Monumento a la Paz de los Niños, en el Cenotafio Memorial...Flotaron las linternas (velas encendidas) con mensajes de paz en el río Motoyasu cerca de la Cúpula de la Bomba Atómica (Cúpula de Genbaku) para consolar a las almas de los que murieron en el agua del río, después de tirarse al agua tras el ataque.

Un año más una llamada a la paz y al desarme nuclear, por parte del alcalde de Hiroshima Kazumi Matsui que cuestionó la energía nuclear. Por su parte el primer ministro japonés Naoto Kan: lamentó profundamente haber creído en el mito de la seguridad de la energía nuclear y repitió su compromiso de adoptar energía renovable.

Los actos de homenaje del 66º aniversario estuvieron condicionados (Para el pueblo de Japón y de sus autorirades, y para el resto del planeta) por la tragedia del viernes 11 de marzo de 2011, en el que un terremoto o seísmo de magnitud 8.9-9.0 en la escala de Richter sacudió Japón. Posteriormente fue seguido por un tsunami tectónico o maremoto de olas de gran energía y de tamaño variable en altura, con origen en el Océano Pacífico: que puso en jaque a la central nuclear de Fukushima, con la consiguiente crisis y alarma nuclear.

La llamada a la paz y al desarme nuclear, no por ser repetitiva debería perder vigencia y caer en saco roto.

Renovando la memoria histórica para que no vuelva a suceder:

Hace 66 años ocurrió una de las mayores catástrofes de la Humanidad, el avión estadounidense «Enola Gay» lanzó la bomba atómica sobre la ciudad de Hiroshima. A las 8:15:45 AM, hora local 6 de agosto de 1945 (23.15 GMT del jueves).

Unas 120.000 personas fallecieron en aquel infierno dantesco por el efecto directo de la bomba “Little Boy” (datos aproximados), en los años sucesivos e incluso décadas posteriores, siguen padeciendo los horrores y los efectos secundarios de las radiaciones, diversos tipos de cáncer como la leucemia, transmitiendo las mutaciones genéticas a sus herederos… causando la muerte de cerca de 140.000 personas a finales de 1945, actualmente superan las 275.230 personas...

Más información: