05 agosto 2011

Dieta y Deporte en el verano 2011 (4): Gafas de sol.

Girasol
Foto de girasol. Foto realizada por  Dieta y Deporte (D&D) el 8 de agosto de 2010 (En a Zapateira,  A Coruña).

El ojo del niño es "más sensible" que el del adulto ya que su  cristalino, que ejerce de filtro, aún no está a pleno funcionamiento. Antes del primer año de vida, el cristalino deja pasar el 90% de la radiación UVA y el 50% de la UVB, llegando directamente a la retina, lo cual puede provocar daños a corto y largo plazo (retina.es).

En la práctica deportiva hay el riesgo de deslumbramiento (sobre todo en deportes de nieve, o en el mar) motivado a la intensidad lumínica y el reflejo de la luz en dichas superficies (nieve, agua, arena) con la posible pérdida de contacto visual con la superficie, por la ceguera temporal que ocasiona y la consiguiente desorientación espacial que nos puede despistar hasta perder el equilibrio o salir de la pista, aquí nos ocasionaría lesiones de cualquier tipo por caídas.

En el caso de los corredores, en los entrenamientos que hagamos próximos a la costa (En A Coruña al bordear la costa donde hay unas magníficas vistas al océano Atlántico, un paisaje espectacular con sus calas y sus playas, la Torre de Hércules...es un privilegio gozar de todo esto y es muy difícil apartar la vista), nos puede suceder el efecto anteriormente descrito: el deslumbramiento. En este supuesto son de especial importancia el buen uso de las gafas polarizadas homologadas, pues reducirían dicho fenómeno y nos ayudarían a prevenir las lesiones oculares.

El uso de las gafas de sol homologadas nos ayudan a prevenir la pérdida de visibilidad, la intensidad de la luz deja de ser molesta y se hace más agradable, reducen el movimiento de protección de los párpados y la consiguiente fatiga ocular...Llevar gafas no homologadas es peor que no llevar gafas porque la pupila se dilata al detectar el cristal, con ello se aumenta la entrada en el ojo de los rayos UV y la posible aparición de daños oculares.
                                  
Todos deberíamos utilizar gafas de sol en las horas de mayor radiación solar. Lo más importante es que las mismas filtren la luz ultravioleta, para lo que deben ser homologadas, con certificado de calidad de la CE y de España. Los filtros de las gafas de sol suelen ir numerados del 0 al 4, siendo estos últimos los que absorben hasta el 95% de la radiación ultravioleta.

Continuará...


Más información:

Nota descriptiva N° 305
Diciembre de 2009

UNE-EN 1836:2006+A1:2008

Ojos quemados el país.es

Gafas de protección  epibalear.pdf


"La gente no sabe que las gafas de sol tienen que elegirse en función del tipo de piel y que hay cuatro niveles de protección en función de la piel de cada uno. Estos datos sí los tienen los ópticos, pero no quien vende gafas sin estar cualificado", señaló Javier Cañamero, presidente de la Asociación Visión y Vida, una entidad que persigue mejorar la visión de las personas. 




Se ha relacionado la radiación solar durante los primeros años de vida con la aparición en la edad adulta de patologías como las cataratas, la  degeneración macular asociada a la edad ( DMAE o el Pterigion. Para reducir el riesgo de padecer estas patologías sin que repercuta en las actividades de los niños es fundamental que éstos utilicen gafas de sol e incluso sombrero o gorra con visera delantera.