31 enero 2010

Sensaciones al correr, tiempo y tiempos.


El mítico 2CV de Citroën por Hermés. Foto realizada por Dieta y Deporte (D&D) el 9 de octubre 2008.  Durante la última Feria Mundial del Automóvil de París.

Las sensaciones que tenemos al correr o practicar running, varían de un día a otro pues unos días nos encontramos como más alegres o más ligeros al correr, unos días parece que las bisagras están "sueltas" (articulaciones) y otros días que les falta "el tres en uno" ¿de qué depende?

Quizás nuestro estado de ánimo (van bien las cosas en la familia, con los amigos y hasta con los conocidos, en el trabajo, los jefes son benevolentes y no nos congelan el sueldo, por supuesto tampoco "papá-estado" nos toca el iva, ni nos amplía los años de cotización para la jubilación, no nos suben la retención del IRF,...el día nos sonríe).

Nuestro estado físico (estamos bien de índice de masa corporal o de relación peso-altura, hemos entrenado bien esta temporada, hemos estirado magníficamente, no estamos acatarrados...no nos duele nada, ya me gustaría, sonríe pero a ti también te molesta o duele algo).

Nuestra nutrición fue buena (hemos realizado una dieta equilibrada, sana y natural; no hemos hecho excesos gastronómicos, ni alcohólicos...al menos muy pocos, los necesarios para el equilibrio mental. Sí ya sé que hemos pasado la navidad y las tentaciones son muchas).

Nuestro descanso fue el adecuado para cargar las baterías en condiciones y su estado es óptimo.

Ya sé que parece el cuento de Alicia en el país de las maravillas, sigamos.

¿Qué nos falta para ir bien entonces? ¿Por qué unas veces vamos como motos de competición y en otras ocasiones como carromatos o caracoles? Suponiendo- que es mucho suponer- que se nos cumplan los requisitos anteriores comentados o los "sueños".

Uno de los factores que nos rompe los tiempos es el propio tiempo, menudo galimatías, veamos los tiempos que realizamos en nuestros entrenamientos dependen mucho del tiempo climatológico, así cuando hace una temperatura agradable o el día está fresquito (se suele correr mejor, al menos es mi caso), sin viento por supuesto, en uno de esos días fresquitos "volé" para mis posibilidades  (tranquilos es una licencia en la escritura).

Por cierto uno de los peores contratiempos a la hora de correr, además de las lesiones, es el viento. Ya bien te de de cara o de costado, pues te obliga a un esfuerzo mayor y distorsiona los tiempos de entrenamiento, además de ser muy desagradable que te vaya frenando y si estás cansado no veas...eso si quedas superventilado. Si da el viento en la espalda y tiene una fuerza importante, tienes que mantener el equilibrio y te engañará en los tiempos que realizas, además de tirarte el gorro, la visera...

A los pocos días hicimos con mi grupo de colegas-sufridores una tirada de unos 12 Km (que conste que no tenía agujetas), era domingo y nos costó "arrancar la moto", teníamos una temperatura de 9º por lo que tardamos en entrar en calor, el tiempo que hicimos fue decente pero sufriendo el frío (unos diez días antes hicimos el mismo recorrido en casi unos seis minutos menos). Aquí habíamos comenzado el cambio de estación y de temperaturas, no estábamos aclimatados.

En los días pasados que hizo tanto frío e incluso con temperaturas negativas, nevadas (en A Coruña ciudad es difícil que nieve y cuaje, pero nevó por ejemplo en la Zapateira) fuimos igual a correr. Fue en un fin de semana y ese día marcaba 1º de temperatura, lo cierto es que "corrimos el frío" y ese día hicimos uno de los mejores tiempos. ¿Quién lo entiende?

En uno de los sábados pasados, pusimos a prueba nuestro sentido del equilibrio (al pisar el barrizal en que se había convertido el recorrido), además de realizar pruebas con salto de obstáculos (saltamos las numerosas charcas que encontramos a nuestro paso, eso era al principio. A la vuelta por cuestión de economía y de fatiga ya ni las evitas, las fuerzas son contadas, lo entendéis verdad). E hicimos una inmersión en el mundo de los chubasqueros con la correspondiente tremenda sudada, pues no sabíamos si estábamos más mojados por dentro o por fuera (cuidado con esto, la sensación es engañosa y la deshidratación puede ser peligrosa), el tiempo que hicimos fue bueno a pesar de ir más cargados de ropa, estar llenos de barro y no nos dedicamos al motocross precisamente.

Consejo: si durante la práctica de correr os empapáis de agua y si estáis muy mojados, lo mejor es no pararse, continuar la actividad o bien ir para casa, lo que no se puede hacer es enfriarse. A continuación ducha, secarse y poner ropa seca y tomar algo calentito.

Para más información sobre la indumentaria y el tiempo climático, en la práctica de correr o running: