05 enero 2009

Arroz con Bogavante

Antes de nada, felicitar el año 2009 a todos los que leen el blog. Desde aquí os deseamos que este año os traiga todo lo bueno que deseis.

Aunque queda menos para que se acaben las "vacaciones", de momento seguimos de fiesta y os dejamos esta receta para alegraros el paladar.



El bogavante (Homarus gammarus) es muy similar a la langosta que puede alcanzar los sesenta centímetros de longitud. Es un pariente próximo de la langosta americana y de la cigala.

También se conoce como lubrigante, crustáceo decápodo que tiene el caparazón liso de coloraciones verdosas y azules con manchas claras. Se vuelve rojo intenso al ser cocinado.

El bogavante es uno de los manjares más deliciosos que dan nuestras rías (Galicia).

Vamos a intentar transcribir como hicimos el plato la última vez, tened en cuenta que en la cocina y como en todo en la vida para gustos hay colores, por lo que la forma de preparar una comida admite multitud de variantes según los gustos de los invitados y de los anfitriones.

Ingredientes: (para 4 comensales)

  • 2 Bogavantes de 850grs cada uno.
  • 2 Nécoras grandes.
  • Arroz: 1 tacita de café llena de arroz por persona.
  • Agua o caldo de pescado: 2 tacitas de agua por cada una de arroz.
  • ½ Cebolla.
  • 1 Diente de ajo.
  • 1 Pimiento rojo.
  • 2 Zanahorias.
  • ½ Cucharada de pimentón dulce.
  • Aceite de oliva virgen.
  • Una pizca de azafrán en hebra.
  • Una pizca de sal.
  • Unas hojas de laurel.
  • ½ vaso de buen vino blanco.

Elaboración:

Elegimos los bogavantes. El período autorizado para la extracción del bogavante aprobado por la Xunta para el año 2008 es del 1 de julio al 15 de septiembre, para el 2009 no sabemos la veda pero será similar. El resto del año está en veda, por lo que será de cetárea.

Troceamos la cola en rodajas, la cabeza en sentido longitudinal, y dejamos las dos pinzas de cada bogavante enteras. El corte se adaptará en función del tamaño del bogavante si es de tamaño mediano (lo cortaremos longitudinalmente de cabeza a cola) y tener en cuenta si está vivo o no (pues se "desangra" y se pierde el jugo).

Y a las nécoras simplemente pasarles un agua, no trocearlas y echarlas enteras con los bogavantes.

En una cazuela se echa aceite de oliva, simplemente cubrir el fondo de la misma (si no estará muy aceitoso el arroz). Cuando empieza a estar caliente el aceite de oliva se le añade la cebolla bien picadita, el pimiento rojo cortado en dados, las zanahorias cortadas en rodajas y a última hora se le añade el diente de ajo muy finito y picadito.

Revolvemos con una cuchara de madera, y cuando comienza a hacerse se le añade el arroz que se sofríe o se dora simplemente, añadir el vino Rías Baixas, luego revolver e ir añadiendo el agua según nos apetezca que quede caldoso o más seco.

Se tapa la cazuela y cuando rompa a hervir se le añaden las nécoras enteras, los medallones o rodajas de bogavantes con las hojitas del laurel, una pizca de sal, una pizca de azafrán, una cucharada de pimentón. Esto durará entre 15 y 20 minutos, sin embargo es importante regirse por el grado de cocción del grano de arroz.

Dejar reposar el arroz con bogavante unos cinco minutos y estará delicioso, pues se rehace y se abre el arroz, según lo queráis más o menos caldoso dejarlo con la tapa de la cazuela o no.

Un buen maridaje con el arroz con bogavante es el vino tinto mencía de la Ribeira Sacra que fue el vino que tomamos (es un tinto agradable, afrutado y suave en la boca). Por algo le gustan al gurú del vino, Robert Parker y los destacó en la guía más prestigiosa del mundo del vino «The Wine Advocate».

También van fenomenales con los blancos Rías Baixas (albariño), y con el blanco Ribeiro...