13 marzo 2010

Nuevas guías sobre el suicidio asistido en el Reino Unido (Caso Debbie Purdy)


Foto de AP. Debbie Purdy, enferma de EM, tras conocer la decisión.

Reino Unido no perseguirá los suicidios asistidos en ciertos casos

Esta noticia apareció en la prensa española, en concreto en el diario el mundo.es a finales del mes pasado. Hasta ahora no retomé el tema del blog por estar ocupado por el trabajo profesional (recopilación de datos de la memoria anual, un trabajo de psiquiatría, además de "la semana fantástica" del centro que es como le llamamos a la semana seguida que hacemos de retén en el trabajo , también me absorbió bastante tiempo una de mis aficiones la fotografía que publico en flickr). A pesar de todo ello sigo haciendo deporte.

Como comentamos en entradas anteriores "el caso Purdy" forzó a la fiscalía a anunciar la aclaración sobre la ayuda a morir, además de dar lugar a un intenso debate político y a nivel de la población en general. Pues bien, hay ciertos supuestos en que no será procesado y hay unas nuevas guías emitidas por la Fiscalía del Estado británico (CPS).

Esto afecta directamente a Inglaterra y Gales; en el caso de Irlanda del Norte tiene una ley propia, mientras que Escocia no cuenta con una ley específica.

La Fiscalía del Estado, a través del jefe Keir Starmer tal como anunció meses atrás si aclaró la ley "No se procesará a quien ayude a morir a un enfermo terminal siempre que se den unas condiciones: actuar de buena fe, sin ánimo de lucro, con enfermedad degenerativa grave e irreversible, y que la decisión sea consciente y sin presiones" (Esto ya lo adelantaba Keir Starmer en septiembre de 2009).

Ahora se subraya la importancia de que el sospechoso cumpla varias condiciones: que haya intentado disuadir a su pareja del suicidio, que éste haya sido voluntario, habiendo estado informado con claridad y estar mentalmente estable o sea que sea por voluntad propia y no bajo presiones...

Lo más importante es pensar que el matrimonio de Debbie P. y Omar ya no tienen que estar obsesionados con lo que puede depararles el futuro, sino vivir más el presente con tranquilidad.

Para finalizar Staimer dijo: "Las guías no cambian la ley sobre el suicidio asistido. No abre la puerta a la eutanasia. No invalida la voluntad del Parlamento", insistió. En la eutanasia, a diferencia del suicidio asistido, la persona que quiere morir es incapaz de suicidarse. La eutanasia entra dentro de la categoría del homicidio o asesinato, subrayó.


Más información:

Debbie Purdy y el derecho a vivir dignamente

Debbie Purdy y el derecho a vivir dignamente (2)

La Fiscalía británica aclara la ley sobre suicidio asistido en el extranjero

Londres despenaliza de hecho ciertos casos de asistencia al suicidio

New guidance on assisted suicide